El progreso de los políticos puertoplateños

En los últimos gobiernos ha sido tradición que no se tome en cuenta a los políticos puertoplateños para elevadas posiciones en el gabinete o la dirección de instituciones descentralizadas en la capital. Podría ser esa una de las razones por las cuales se ha tenido que rogar en demasía para lograr algunas obras, mientras que otras permanecen en las mismas condiciones sin que se vislumbre su conclusión.
Los últimos secretarios de Estados hoy ministros llevados a esas posiciones en reconocimiento a su trabajo político fueron Miguel Ángel Jiménez Messón, en Obras Públicas en el gobierno 1974-78; Guillermo Rivera (Nene), en Interior y Policía y Andrés Rodríguez, del municipio de Altamira, en Educación en el gobierno de Salvador Jorge Blanco 1982.
El presente gobierno cuenta con dos puertoplateños, Máx Puig Miller y Franklin Almeyda Rancier, el primero salió de Puerto Plata en 1963 y el segundo se marchó a estudiar a la capital y ninguno de los dos han vuelto a residir en Puerto Plata, aunque han sido legisladores o candidatos, de manera que no pueden, aunque quieran sentir igual que un nativo que se haya forjado aquí, que esté ligado estrechamente a los quehaceres y conozca, viva y defienda los intereses de Puerto Plata.
Trato el tema en esta columna porque estando Puerto Plata en una posición de importancia para todos los candidatos, no es posible que no hayan tomado en cuenta a los políticos de los partidos ganadores para colocarlos en posiciones desde las cuales puedan ayudar o contribuir a solucionar problemas o lograr obras que requiere la provincia, a fin de rescatar el turismo para el desarrollo, a menos que los políticos puertoplateños no estén interesados, de lo contrario, habría que decir que están en desgracia con todos los que han sido presidentes y por tanto debieran mejorar esas relaciones para el futuro.
Al paso que van esas realaciones se alejan las posibilidades de que surja una figura presidenciable con liderazgo para ganar las elecciones y cambiar totalmente el orden de cosas de la provincia. La generalidad de los ministros son de la capital o “capitalinos” que han llegado allí y ni se recuerdan del lar nativo cuando asumen las posiciones. No es cuestión de ahora, sino desde que nace la joven democracia en l961 con el ajusticiamiento de Rafael Leonidas Trujillo, los puertoplateños han estado ausentes en la mayoría de los gobiernos y tenemos senadores, diputados, síndicos y regidores porque es obligatorio por ley, y no obstante, nos han colocado algunos que pasaron por aquí, permanecieron un tiempo y representaron a Puerto Plata en el Congreso sin volver a la provincia como era de esperarse.
Tantos buenos políticos que tenemos y hoy día no existe una figura que puede decirse es un buen proyecto para el futuro político dominicano. Qué está pasando, no interesa o es que se limitan a resolver al momento sin tomar en cuenta el futuro?

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: