Cirujano pediátrico valora aportes de la tecnología a la medicina

PUER­TO PLA­TA.- El ci­ru­ja­no pe­diá­tri­co doc­tor Mi­guel La­grant Ma­de­ra,  ase­gu­ró que de­bi­do a los úl­ti­mos avan­ces bio­tec­no­ló­gi­cos en ma­te­ria de sa­lud lle­ga­dos al país,   aho­ra se lo­gra la de­tec­ción rá­pi­da y pre­ci­sa de mu­chas pa­to­lo­gías que en el pa­sa­do eran di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car.
En­tre­vis­ta­do en el pro­gra­ma ”’Pa­rá­me­tro A Pri­ma No­che,´´ en la sec­ción Sa­lud, que di­ri­ge el doc­tor Ra­fael San­ta­na, ex­pu­so que el to­mó­gra­fo mo­de­lo 2010, he­li­coi­dal que ha­ce di­ver­sos cor­tes de imá­ge­nes  pre­ci­sos y  en  me­nor tiem­po, así co­mo  el fo­nó­gra­fo, tec­no­lo­gía 4-d, so­nó­gra­fos, y otros apa­ra­tos uni­dos a exá­me­nes más so­fis­ti­ca­dos y es­pe­cí­fi­cos de la­bo­ra­to­rios, han fa­ci­li­ta­do el ejer­ci­cio de la me­di­ci­na, a tra­vés de los re­sul­ta­dos con­fia­bles que ofre­cen.
El doc­tor La­grant Ma­de­ra, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía pe­diá­tri­ca rei­te­ró que la tec­no­lo­gía ha in­ci­di­do en los avan­ces de la ci­ru­gía,  ci­tan­do co­mo ejem­plo las in­ter­ven­cio­nes in­trau­te­ri­nas en fe­tos, lo que no po­dría lo­grar­se con los equi­pos tra­di­cio­na­les con­que con­ta­ban has­ta ha­ce po­co tiem­po.
Los de­ta­lles a con­ti­nua­ción …
PRE­GUN­TA.- La ci­ru­gía pe­diá­tri­ca  se ha­ce di­fe­ren­te a la nor­mal? Có­mo son los equi­pos?
RES­PUES­TA-. Los equi­pos son pe­dria­tri­cos, los de en­tu­ba­ción, las ca­mi­llas son pe­que­ños, adap­ta­dos al ti­po de pa­cien­te. Es una es­pe­cia­li­dad que es­tá de­sa­rro­lla­da.

P.-  Hay anes­te­sió­lo­gos que se es­pe­cia­li­zan en pe­dria­tría?
R.- Por su­pues­to, los anes­te­sió­lo­gos pa­ra li­diar con los pa­cien­tes pe­driá­tri­cos tie­nen que ha­cer una sub es­pe­cia­li­dad.
P.- Cuál es la edad lí­mi­te pa­ra us­ted tra­tar un pa­cien­te pe­diá­tri­co?
R.- Des­de an­tes de na­cer has­ta los 15 años.
P.-  Cuá­les son los pro­ble­mas más fre­cuen­tes del ni­ño al na­cer y que ame­ri­tan ci­ru­gía?
R.-  Las her­nias dia­frag­má­ti­cas, hay ni­ños que na­cen sin una par­te del dia­frag­ma, en­ton­ces to­das las  vi­se­ras de ab­do­men se su­ben al tó­rax y se mez­clan con el pul­món.  Ya hay pro­ce­di­mien­tos en los cua­les en las em­ba­ra­za­das se es­tá lo­gran­do co­rre­gir ese pro­ble­ma in­trau­te­ri­no a tra­vés de la tec­no­lo­gía de avan­za­da.
P.- Qué re­co­mien­da a las ma­dres pa­ra co­rre­gir esa si­tua­ción?
R.- Que se ha­gan su so­no­gra­fía pa­ra de­tec­tar po­si­bles pro­ble­mas que pu­die­ra te­ner una cria­tu­ra y así re­sol­ver­los an­tes de na­cer.  Se ven ca­sos en que ma­dres que tie­nen en su vien­tre ni­ños con to­das las vi­se­ras fue­ra de su ab­do­men; si na­ce así hay que en­viar­lo a un lu­gar que ten­ga ci­ru­ja­no pe­driá­tri­co. Es­to se lla­ma gas­tros­qui­sis. Se ve a tra­vés de la so­no­gra­fía que el in­tes­ti­no es­tá flo­tan­do en to­do el lí­qui­do am­nió­ti­co, en es­te ca­so se re­suel­ve des­pués que na­ce.  An­tes eran ni­ños que es­ta­ban des­ti­na­dos a mo­rir, hoy los avan­ces en la me­di­ci­na  ofre­cen la opor­tu­ni­dad de vi­vir.
P.- Có­mo sos­pe­cha una ma­dre  que un hi­jo tie­ne una her­nia ab­do­mi­nal?
R.-  En la edad pe­driá­tri­ca las se­ñas más co­mu­nes son las gin­gi­va­les cuan­do les sa­le una pe­lo­ti­ca  de un la­do u otro o se van al tes­tí­cu­lo. Ge­ne­ral­men­te la ma­dre lo no­ta con el llan­to del ni­ño al abul­tár­se­le más el tes­tí­cu­lo. Esas se­ñas gin­gi­va­les son más fre­cuen­tes en los pre­ma­tu­ros. In­me­dia­ta­men­te es­tá es­ta­bi­li­za­do ese be­bé lo que man­da es ope­rar­lo; en ni­ños de va­rios me­ses se­gui­do se diag­nos­ti­ca una her­nia hay que ope­rar­lo por­que se co­rre el ries­go de que se atra­pen vi­se­ras del in­tes­ti­no en la her­nia y se pu­dra el área, lo que pue­de cos­tar­le la vi­da. Las her­nias son con­gé­ni­tas.
P.- Pa­dres que han si­do ope­ra­dos de her­nia, los hi­jos po­drían he­re­dar esa con­di­ción?
R.- Sin du­das son más pro­pen­sos a que sean in­ter­ve­ni­dos por esa pa­to­lo­gía.
P.- Có­mo la ma­dre diag­nos­ti­ca que hay que ope­rar­lo de apen­di­ci­tis?
R.-  El do­lor de apen­di­ce va­ría mu­cho se­gún la edad del pa­cien­te, en un pa­cien­te de 10 u 11 años el do­lor se ma­ni­fies­ta co­mo en el adul­to, un do­lor que co­mien­za en la bo­ca del es­tó­ma­go y lue­go se tras­la­da al la­do de­re­cho del ab­do­men y pue­de vo­mi­tar. En los ni­ños mien­tras más pe­que­ños es más di­fí­cil de­tec­tar ca­sos de apen­di­ci­tis.
P.- Cuá­les son los ca­sos más ra­ros de ci­ru­gía que us­ted ha vis­to en ni­ños?
R.- Un ca­so de in­va­gi­na­ción in­tes­ti­nal, pro­du­ce una obs­truc­ción in­tes­ti­nal, eso se da en pa­cien­tes de 6 a 8 años,  esos pa­cien­tes pro­du­cen una eva­cua­ción ro­ji­za.  Tam­bién la es­te­no­sis de pi­ro­lo, una vál­vu­la que es­tá por de­ba­jo del es­tó­ma­go y se cie­rra, es­to pro­du­ce un vó­mi­to ex­ce­si­vo.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: