Carta a los peledeístas (3)

Que­ri­dos com­pa­ñe­ros:
Co­mo les he di­cho en en­tre­gas an­te­rio­res, el Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD) na­ció con ob­je­ti­vos muy se­rios y muy bien pen­sa­dos. De­cir que se crea­ba un par­ti­do pa­ra com­ple­tar la obra de Duar­te y de los Tri­ni­ta­rios no fue un jue­gui­to de ni­ños; más bien, fue una de­cla­ra­ción de gue­rra con­tra los ma­les arrai­ga­dos por si­glos en el se­no de la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na, ta­les co­mo el ham­bre, el anal­fa­be­tis­mo, la in­sa­lu­bri­dad, la mar­gi­na­ción, en fin, to­do lo que con­cre­ti­za ?la mi­se­ria en una so­cie­dad. Pe­ro fue ?al mis­mo tiem­po un in­sul­to en las ca­ras de quie­nes re­pre­sen­ta­ban esas dis­tor­sio­nes. Eso fue lo que hi­zo Juan Bosch y el pu­ña­do de hom­bres y de mu­je­res que de­ja­ron? al Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD), con­ven­ci­dos de que ese con­glo­me­ra­do de gru­pos ha­bía de­ja­do de ser un ins­tru­men­to idó­neo pa­ra la re­den­ción de to­dos los do­mi­ni­ca­nos.
La cons­truc­ción del PLD en­con­tró de in­me­dia­to la reac­ción de los ene­mi­gos de la jus­ti­cia y de la pros­pe­ri­dad del pue­blo hu­mil­de. Juan Bosch era ?un trai­dor, de­cían. Otros los til­da­ron de? lo­co, que ha­bía ven­di­do? las ma­sas de su par­ti­do, di­je­ron los más de­sen­fre­na­dos. Pe­ro na­da de­tu­vo la mar­cha de la his­to­ria.
Pa­ra 1973 la mem­bre­cía del PLD no lle­ga­ba a tres­cien­tas per­so­nas. Con ese pu­ña­do de mi­li­tan­tes el PLD se lan­zó a las ca­lles, ?vi­si­tó ?to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal ca­sa por ca­sa, ex­pli­cán­do­le? al pue­blo ?que el PLD no era lo mis­mo que el PRD, que era su ne­ga­ción his­tó­ri­ca.
No obs­tan­te, ?el PRD lle­gó al po­der en 1978 y re­pi­tió en el po­der en 1982; es­tos triun­fos, sin em­bar­go, con­ven­cie­ron a mu­cha gen­te de que la pré­di­ca del PLD era cier­ta.
Fue tan­ta la au­to­ri­dad que lo­gró el PLD en el se­no de la po­bla­ción que en las elec­cio­nes del año 1990, fue ?el par­ti­do ??más vo­ta­do.? Con un Co­mi­té Cen­tral de tan só­lo ?trein­ti­cin­co miem­bros y un co­mi­té po­lí­ti­co de cin­co o sie­te in­te­gran­tes, el PLD rom­pió con el bi­par­ti­dis­mo do­mi­ni­ca­no. Cuan­do se ha­bla­ba del PLD o de sus mi­li­tan­tes has­ta los con­tra­rios po­lí­ti­cos ?re­co­no­cían que era el par­ti­do más or­ga­ni­za­do y más dis­ci­pli­na­do de cuan­tos exis­tían, ?ad­mi­tían que la ma­yo­ría ?de ?sus miem­bros eran hom­bres y mu­je­res ho­nes­tas, es­tu­dio­sas, de gran­des vir­tu­des cí­vi­cas y pa­trio­tas. El ar­qui­tec­to An­to­nio Oca­ña (Q.E.P.D) de­fi­nía al PLD co­mo una es­cue­la pa­ra for­mar ciu­da­da­nos. Cuan­do el PLD ?or­ga­ni­za­ba un ac­to de ma­sa en lu­ga­res? pú­bli­cos ca­da per­so­na ?iba por sus pro­pios me­dios, y si su si­tua­ción eco­nó­mi­ca se lo per­mi­tía, lle­va­ba a otros com­pa­ñe­ros que no po­dían ha­cer­lo por su cuen­ta. Al fi­nal ?del? even­to se que­da­ba en el lu­gar un equi­po de vo­lun­ta­rios pa­ra lim­piar y de­jar to­do or­de­na­do.
Yo in­gre­sé al PLD en sus ini­cios, pa­ra ha­cer efec­ti­vas ?mis sim­pa­tías de siem­pre por Juan Bosch y pa­ra ca­na­li­zar mis in­quie­tu­des re­vo­lu­cio­na­rias en sus fi­las. In­gre­sé por un cír­cu­lo de es­tu­dio, por la úni­ca puer­ta de en­tra­da que ha­bía en el par­ti­do. ??Los me­jo­res años de mi pri­me­ra ju­ven­tud y de mi úni­ca mi­li­tan­cia par­ti­da­ria que­da­ron por siem­pre den­tro del PLD. ?La dis­ci­pli­na y? la mo­ra­li­dad exi­gi­da pa­ra ser par­te de la or­ga­ni­za­ción re­sul­ta­ban du­ras prue­bas pa­ra cum­plir en una so­cie­dad ena­je­na­da por el de­sor­den,? la in­for­ma­li­dad,? la im­pun­tua­li­dad,? la fal­ta de há­bi­to de ren­dir cuen­tas cuan­do se ma­ne­jan re­cur­sos aje­nos, por la in­to­le­ran­cia y por el chis­me. El PLD pro­mo­vía un hom­bre ?nue­vo, un hom­bre ho­nes­to, un hom­bre va­lien­te ?y un hom­bre re­vo­lu­cio­na­rio. Fi­nal­men­te, el PLD se abrió ca­mi­nos y se con­vir­tió en una fuer­za po­lí­ti­ca res­pe­ta­da, fun­da­men­tal­men­te por sus fé­rreos prin­ci­pios y por gran mís­ti­ca de ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad.
¿Cuál era nues­tra me­ta? Sen­ci­llo, ?al­can­zar el po­der po­lí­ti­co.
¿Pa­ra qué que­ría­mos el po­der po­lí­ti­co? No tan sen­ci­llo, pa­ra ser­vir al par­ti­do y pa­ra ser­vir al pue­blo.
¿Dón­de es­ta­mos en es­te mo­men­to?
Se lo di­ré en otra en­tre­ga.

Jp­_pla­ci­do­@hot­mail­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: