Por una etipa institucional para los regidores

Mirna Santos

Des­pués de las elec­cio­nes de me­dio tér­mi­no y de sus cues­tio­na­dos re­sul­ta­dos, la di­rec­ción  mu­ni­ci­pal del PRD, de­be  avo­car­se a pr

o­mo­ver  la crea­ción de un me­ca­nis­mo de aná­li­sis y de ela­bo­ra­ción de es­tra­te­gias pa­ra ofre­cer­le a nues­tro­s/as  fun­cio­na­rio­s/as mu­ni­ci­pa­les elec­to­s/as, la pla­ta­for­ma de com­por­ta­mien­to que de­ben asu­mir co­mo re­pre­sen­tan­tes de un par­ti­do de opo­si­ción.
No pue­de un par­ti­do  man­te­ner­se al mar­gen de lo que nor­mal­men­te se mue­ve en pro­ce­sos de tran­si­ción de un pe­río­do elec­to­ral, aun­que se ha­ya pro­du­ci­do la ree­lec­ción del in­cum­ben­te, en es­te ca­so del sín­di­co o al­cal­de,  pe­ro don­de la Sa­la Ca­pi­tu­lar que se ju­ra­men­ta el pró­xi­mo 16 de agos­to, es­ta­rá con­for­ma­da por nue­vo­s/as re­gi­do­res que re­pre­sen­ta­rán el PRD en ese  con­ce­jo edi­li­cio.
No reu­nir los or­ga­nis­mos co­rres­pon­dien­tes, co­mo la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Mu­ni­ci­pal pa­ra to­mar par­ti­do so­bre el com­por­ta­mien­to que de­ben asu­mir nues­tro­s/as re­gi­do­res en la elec­ción del bu­fe­te di­rec­ti­vo, es de­jar abier­ta las po­si­bi­li­da­des a que ca­da quien pue­da sen­tir­se li­bre de ne­go­ciar pa­ra su pro­pia con­ve­nien­cia, echan­do de la­do la res­pon­sa­bi­li­dad par­ti­da­ria.  Ejem­plos llue­ven, que nos lle­va­ron a la des­ver­güen­za y no pue­de dar­se el lu­jo el PRD aho­ra de caer en ese ma­ras­mo de cues­tio­na­mien­tos pú­bli­cos, ya que las fuer­zas vi­vas de nues­tra co­mu­ni­dad, al vo­tar por el PRD lo hi­cie­ron aten­dien­do las ofer­tas de se­rie­dad, ca­pa­ci­dad, trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad que se ofer­ta­ban.
Si de ac­ti­tu­des  com­pro­mi­sa­rias ha­bla­mos, te­ne­mos que asu­mir que la Di­rec­ción Mu­ni­ci­pal que pre­si­de el Dr. Do­min­go Ar­ti­les, tie­ne que to­mar la res­pon­sa­bi­li­dad de con­tro­lar los apres­tos per­so­na­les que se pue­dan co­lar en uno que otro/a re­gi­do­r/a, o de gru­pos que se sien­tan li­bres pa­ra sa­car ven­ta­jas. Por tan­to, la Di­rec­ción Mu­ni­ci­pal del PRD de­be tra­zar, po­lí­ti­cas cla­ras, co­mo par­ti­do opo­si­tor, pa­ra que cual­quier tran­sac­ción sea ad­mi­nis­tra­da de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal, evi­tan­do así el des­cré­di­to del PRD y de ellos mis­mos co­mo re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos  de un par­ti­do opo­si­tor que los lle­vó a ocu­par el be­ne­fi­cio de su re­pre­sen­ta­ción.
Ya se cue­lan tra­ta­ti­vas y com­po­nen­das que se es­tán ges­tan­do pa­ra lo­grar la ma­yo­ría en la Sa­la Ca­pi­tu­lar, de ma­ne­ra que sal­ga elec­to o elec­ta un/a pre­si­den­te/a, que res­pon­da a los in­te­re­ses de de­ter­mi­na­dos gru­pos in­ter­nos del PLD.
No pue­den ser lo­s/as re­gi­do­res del PRD que se pres­ten a ser­vir de co­mo­dín, a uno que otro gru­po que den­tro del PLD se dis­pu­tan la ma­yo­ría en la Sa­la Ca­pi­tu­lar.  Las ne­go­cia­cio­nes que se ha­gan, de­ben ser siem­pre de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal, don­de el PRD tra­ce la pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca pa­ra su ac­cio­nar y es­tán ello­s/as en el de­ber de aca­tar los pla­nes que se tra­cen aten­dien­do la con­di­ción de par­ti­do opo­si­tor, que no le que­da más ca­mi­no que lu­char con me­tas cla­ras den­tro de es­tos or­ga­nis­mos pa­ra lo­grar que las de­man­das de nues­tra co­mu­ni­dad sean sa­tis­fe­chas.
Fe­dos­mus­de, or­ga­ni­za­ción de las mu­je­res del PRD, ha es­ta­do tra­ba­jan­do de ma­ne­ra di­rec­ta con las can­di­da­tas mu­ni­ci­pa­les elec­tas a ni­vel na­cio­nal, me­dian­te ta­lle­res re­gio­na­les, pa­ra brin­dar­les el ar­ma­men­to éti­co y mo­ral que de­ben asu­mir  nues­tras fun­cio­na­rias al ser ju­ra­men­ta­das.  Por igual, pa­ra que se pue­da ex­ten­der un me­ca­nis­mo de gé­ne­ro que pro­mue­va la igual­dad de opor­tu­ni­da­des den­tro de los Ayun­ta­mien­tos, de ma­ne­ra que re­sul­ten be­ne­fi­cia­das las mu­je­res de nues­tras ba­rria­das de los pla­nes, pro­yec­tos y pro­gra­mas que pue­dan ser lo­gra­dos a tra­vés de las eje­cu­to­rias de las mu­je­res pe­rre­deís­tas que ac­ce­die­ron a esos pues­tos gra­cias a las cuo­tas que in­ter­na­men­te den­tro del PRD se le fa­ci­li­ta, tan­to den­tro de es­ta Fe­de­ra­ción, co­mo en lo  con­sig­na­do en nues­tros Es­ta­tu­tos.
De ahí que la Di­rec­ción Mu­ni­ci­pal de­be con­vo­car a la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va y a lo­s/as re­gi­do­res elec­tos, pa­ra que se pa­ren las es­pe­cu­la­cio­nes y que la per­cep­ción de la gen­te se vea cen­tra­da en un PRD con de­seos y plas­mar pre­ce­den­tes en la par­ti­ci­pa­ción y di­rec­ción no só­lo  del Ayun­ta­mien­to Mu­ni­ci­pal de Puer­to Pla­ta, si no tam­bién en to­dos los de­más don­de se con­ta­rá con re­pre­sen­ta­ción.

san­tosm­28@hot­mail­.com

avatar

elfaro

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: