Padres de Sobeyda Félix no reciben apoyo económico de ella

LA UNION, SO­SÚA, Puer­to Pla­ta.- La can­ti­dad de mi­llo­nes que mue­ve el ca­so Fi­gue­ro Agos­to, com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal de So­bey­da Fé­lix Mo­rel, cu­yos pa­dres vi­ven en un apar­ta­men­to hu­mil­de del pro­yec­to ha­bi­ta­cio­nal La Unión, no tie­ne com­pa­ra­ción con el es­ta­do eco­nó­mi­co es­tre­cho con el que se de­sen­vuel­ven sus pa­dres y otros fa­mi­lia­res.
Una vi­si­ta de re­dac­to­res de El Fa­ro dio mues­tra fe­ha­cien­te de la exis­ten­cia de una dis­tan­cia del cier­lo a la tie­rra de la opu­len­cia ex­hi­bi­da por Fi­gue­roa Agos­to y So­bey­da a la pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca de su fa­mi­lia, con quie­nes ni si­quie­ra se co­mu­ni­có des­pués de ser li­ber­ta­da con ga­ran­tía eco­nó­mi­ca.
“Des­pués de que mi hi­ja So­bey­da Fé­lix Mo­rel fue pues­ta en li­ber­tad por la jue­za Ro­xan­na Vás­quez pa­só por es­ta ca­sa y a los po­cos mi­nu­tos se fue pa­ra una ve­la en Jo­ba Arri­ba, Gas­par Her­nán­dez, se de­sa­pa­re­ció y ja­más vol­vi­mos a ver­la ni sa­ber na­da de ella”.
La re­ve­la­ción la hi­zo el pa­dre de So­bey­da,   se­ñor Pa­blo Fé­lix (Pa­to), de 82 años de edad, quien fue en­tre­vis­ta­do es­te lu­nes por un dia­rio de cir­cu­la­ción na­cio­nal  en tor­no a la de­ten­ción de su hi­ja el pa­sa­do sá­ba­do.
El an­cia­no vi­ve de ma­ne­ra hu­mil­de en un ane­xo del  apar­ta­men­to 202 del edi­fi­cio 81 del re­si­den­cial La Unión de So­súa, Puer­to Pla­ta, con una sa­la, don­de só­lo hay un vie­jo te­le­vi­sor, en­ci­ma de una rús­ti­ca me­si­ta, dos si­llas plá­ti­cas y una pe­que­ña me­ce­do­ra de hie­rro.
El ane­xo cuen­ta tam­bién con otro pe­que­ño es­pa­cio que se­pa­ra la sa­la del de­sor­de­na­do apo­sen­to, do­ta­do de una es­tre­cha ca­ma, don­de an­tes de echar­se a dor­mir ca­da no­che le re­za a Dios pa­ra que su hi­ja sal­ga bien del em­bro­llo en que es­tá me­ti­da.
Su es­po­sa Jua­na Mo­rel, de 78 años, la cual su­frió una trom­bo­sis ha­ce tres años que la man­tie­ne pos­tra­da,  otras per­so­nas le ayu­dan a mo­ver­se.
Re­la­tó que an­tes de des­ta­par­se su re­la­ción con el nar­co­tra­fi­can­te bo­ri­cua Jo­sé Da­vid Fi­gue­roa Agos­to, cap­tu­ra­do tam­bién en la ma­ña­na del pa­sa­do sá­ba­do en la ca­lle Loi­za de San­tur­ce, Puer­to Ri­co, So­bey­da los vi­si­ta­ba ca­da tres me­ses y en oca­sio­nes du­ra­ba más tiem­po sin ir a ver­los.
Ex­pli­có que ella nun­ca tu­vo que ver na­da con la ali­men­ta­ción ni el cui­da­do de su ma­dre y de él, ya que esos gas­tos son pa­ga­dos por sus hi­jas Do­ra, Mary, Al­ta­gra­cia, Day­si Fé­lix Mo­rel que re­si­den en Sui­za des­de ha­ce mu­chos años y es­tán ca­sa­das con mi­llo­na­rios.
Dio a co­no­cer que tam­bién tie­ne otra hi­ja que re­si­de en Sui­za, de nom­bre Yu­ber­kis y otra que re­si­de en la ca­pi­tal que le lla­man Li­la y dos hi­jos nom­bra­dos Er­ci­lio (Pa­po­lo) y Mo­re­no Fé­lix Mo­rel.
Es­ta­ble­ció que re­si­dían en Gas­par Her­nán­dez y ha­ce al­gu­nos años que una de sus hi­jas que vi­ve en Sui­za, les com­pra­ron el apar­ta­men­to don­de re­si­de con Jua­na Mo­rel y lue­go So­bey­da Fé­lix Mo­rel le hi­zo un ane­xo.
Re­cor­dó que So­bey­da se fue de Gas­par Her­nán­dez pa­ra la ca­pi­tal cuan­do ape­nas te­nía 16 años y un año des­pués se fue a re­si­dir a Sui­za con sus her­ma­nas que es­ta­ban en esa na­ció eu­ro­pea y tres años más tar­de re­tor­nó a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.
Afir­mó que en los días que So­bey­da de­sa­pa­re­ció lue­go de ser pues­ta en li­ber­tad los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad dis­pu­sie­ron una dis­cre­ta vi­gi­lan­cia a car­go de mu­je­res en tor­no a su ca­sa, pe­ro des­pués que se en­tre­gó a las au­to­ri­da­des de Puer­to Ri­co to­da­vía no ido por allá.
Re­ve­ló que se sien­te muy tris­te y es­pe­ra que su hi­ja pue­da de­mos­trar que su úni­ca re­la­ción con Jo­sé Da­vid Fi­gue­roa Agos­to es sen­ti­men­tal y que no sa­be na­da de sus ac­cio­nes ilí­ci­tas re­la­cio­na­das con nar­co­trá­fi­co y otras an­dan­zas que le atri­bu­yen.
Pa­blo Fé­lix (Pa­to) di­jo que es un ver­da­de­ro cris­tia­no y to­das las no­ches ora y le pi­de a Dios que ayu­de a su hi­ja So­bey­da Fé­lix Mo­rel a de­mos­trar su ino­cen­cia, pa­ra que pue­da sa­lir en li­ber­tad pa­ra que cui­de a sus hi­jos, a la cria­tu­ra que lle­va en su vien­tre y pa­ra que ayu­de a su an­cia­na ma­dre Jua­na Mo­rel.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: