Hay que vivirlo (A un año del atentado criminal)

La cri­mi­na­li­dad en nues­tro país ha al­can­za­do lí­mi­tes ini­ma­gi­na­bles, leer el pe­rió­di­co es co­mo leer la re­vis­ta su­ce­sos, con la na­rra­ción de los he­chos de san­gre que apa­re­cen plas­ma­dos en sus pá­gi­nas, y mu­chos ca­sos de los cua­les per­ma­ne­cen sin re­sol­ver y la im­pu­ni­dad, pa­re­ce ser el cas­ti­go.
Pe­ro una co­sa es leer­lo y otra es vi­vir­lo. Cuan­do me en­te­ré de que el abo­ga­do de San­tia­go  Jordy Ve­ras, ha­bía si­do ob­je­to de un aten­ta­do, me es­tre­me­cí, ho­nes­ta­men­te llo­ré por él, y al llo­rar por él, tam­bién lo hi­ce por mí, por­que me re­fle­jé en su es­pe­jo. Vi­ví jun­to a Jordy  la de­ses­pe­ra­ción, la an­gus­tia y a la vez, la mi­se­ri­cor­dia.
No es bue­no re­cor­dar mo­men­tos tris­tes, pe­ro un día 27 de abril, al­guien me dis­pa­ró a ple­na luz del día, mien­tras tran­si­ta­ba por la ca­rre­te­ra So­súa-Ca­ba­re­te; un dis­pa­ro que
me rom­pió la man­dí­bu­la, y me afec­to el ojo y bra­zo iz­quier­do, pe­ro que gra­cias a Dios he com­pren­di­do que la vi­da es­tá he­cha de re­ta­zos, de ale­grías y tris­te­zas, de luz y de som­bra.   Ca­mi­na­mos en bus­ca de la ver­dad, an­sian­do la paz. A ca­da cual nos to­ca vi­vir ex­pe­rien­cias di­fe­ren­tes, mo­men­tos du­ros, los cua­les for­ta­le­cen nues­tro es­pí­ri­tu.
Al tran­si­tar por la vi­da, me ha to­ca­do re­ci­bir gol­pes y he­ri­das, que han ca­la­do lo más pro­fun­do de mi al­ma, que me han en­se­ña­do que to­da ac­ción ne­ga­ti­va obra pa­ra en­se­ñar­nos al­go, aun­que en el mo­men­to no po­da­mos en­ten­der­lo, es co­mo un par­to.
Me sien­to en deu­da con el pue­blo de Puer­to Pla­ta, con to­das las per­so­nas que un año des­pués, se me acer­can y me di­cen que ora­ron por mí, que me ben­di­cen, y per­so­nas co­mo Sa­rah y Os­val­do Gar­cía, que pro­me­tie­ron una mi­sa a la Vir­gen Ma­ría, y qué de­cir de los án­ge­les que es­tu­vie­ron a mi al­re­de­dor, de Jor­ge Val­dez y su es­po­sa Jenny, quie­nes me re­co­gie­ron de la au­to­pis­ta pa­ra lle­var­me al Cen­tro Mé­di­co de So­súa, de mi que­ri­da Lui­sa Mar­mo­le­jos y sus hi­jos Ale­xis y Li­rian Re­yes, mis her­ma­nas y cu­ña­dos, Da­vid Aya­lla, quien se con­vir­tió en mi mé­di­co, ali­men­tán­do­me y cu­rán­do­me du­ran­te no­ches que pa­re­cían in­ter­mi­na­bles, Les­lie, San­dra, Ron­nie, Juan Car­los, Ana, Mil­ka y Je­sús, Odi­le y Pa­pi­to, Eli­za­beth, Ale­jan­dro Mi­guel y Án­ge­la Cue­to, Sa­na­be To­rres, Tía He­le­na Abreu, Li­dia Pé­rez, Ra­món y Ma­riel, Au­gus­to Vás­quez, Wi­lliam Nú­ñez Gra­no de Oro, los pe­rio­dis­tas, y otros tan­tos que por ra­zo­nes de es­pa­cio no men­cio­no, pe­ro que per­ma­ne­cen en mi co­ra­zón.
Es­cri­bien­do es­tas lí­neas y re­cor­dan­do el sig­ni­fi­ca­ti­vo 26 de ju­lio del Mon­ca­da y de Ba­ya­mo, re­sur­ge la lla­ma va­lien­te de mi es­pí­ri­tu, res­pi­ro, me lle­no de paz y agra­dez­co al crea­dor la opor­tu­ni­dad que ha da­do de vi­vir y de es­tar con las per­so­nas ama­das. Co­mo el ave Fé­nix me des­po­jo de las plu­mas, me re­vuel­co en la ce­ni­za y re­sur­jo.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: