El pan de la enseñanza y los pobres

Se ha es­ta­do cla­man­do más que nun­ca el au­men­to de es­pa­cio en las es­cue­las pú­bli­cas pa­ra las ins­crip­cio­nes de ni­ños cu­yos pa­dres no pue­den con­ti­nuar pa­gan­do los ser­vi­cios de edu­ca­ción pri­va­dos de los co­le­gios, que ca­da año au­men­tan la ta­ri­fa, an­te la im­po­ten­cia de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas que han bus­ca­do fór­mu­las di­ver­sas y han re­sul­ta­do bur­la­das fre­cuen­te­men­te en to­do el país por los em­pre­sa­rios de la edu­ca­ción pri­va­da.
Puer­to Pla­ta re­ci­bi­rá en los días pró­xi­mos la vi­si­ta del mi­nis­tro de la Edu­ca­ción Me­la­neo Pa­re­des, con la fi­na­li­dad de ha­cer un se­gun­do le­van­ta­mien­to en el te­rre­no edu­ca­ti­vo de la pro­vin­cia. Ya lo hi­zo an­te­rior­men­te y el re­sul­ta­do no fue el es­pe­ra­do, por­que las so­lu­cio­nes han per­ma­ne­ci­do en el ca­mi­no y no ter­mi­nan de lle­gar.
Su ins­pec­ción fue en me­dio del año es­co­lar que ya  ter­mi­nó, aho­ra lo ha­rá cuan­do las es­cue­las se en­cuen­tran sin es­tu­dian­tes a cau­sa de las va­ca­cio­nes.
La re­dac­ción del pe­rió­di­co El Fa­ro re­ci­be cons­tan­te­men­te a pa­dres que han re­ci­bi­do la ne­ga­ción de par­te de di­rec­to­res de es­cue­las pú­bli­cas pa­ra ins­cri­bir a sus hi­jos, su­pues­ta­men­te por fal­ta de  cu­po,  de­jan­do es­ta­ble­ci­do el men­sa­je con su po­si­ción de que si ellos no tie­nen ca­pa­ci­dad  eco­nó­mi­ca pa­ra pa­gar el co­le­gio sus hi­jos no con­ti­nua­rán es­tu­dian­do. El só­lo ima­gi­nar­se el fu­tu­ro de un país sin edu­ca­ción, es co­mo pa­ra ate­mo­ri­zar­se.
Por ello, El Fa­ro de­man­da una rá­pi­da ex­pli­ca­ción de par­te de las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción en Puer­to Pla­ta, cu­ya di­rec­ción es­tá a car­go de la efi­cien­te edu­ca­do­ra Fri­da­ne­la Si­mo­na, que no de­be per­mi­tir ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia que un di­rec­tor con­de­ne a los po­bres pa­dres a pa­gar lo que no pue­den en los co­le­gios o de­jar fue­ra de las au­las a sus hi­jos por fal­ta de au­las.
El go­bier­no es­tá obli­ga­do a su­mi­nis­trar el pan de la en­se­ñan­za gra­tui­ta­men­te y ha si­do una po­lí­ti­ca exi­to­sa del pre­si­den­te Leo­nel Fer­nán­dez le­van­tar la edu­ca­ción pú­bli­ca, a la que han re­gre­sa­do mi­les de es­tu­dian­tes. Pe­ro si en Puer­to Pla­ta no exis­ten las au­las su­fi­cien­tes pa­ra su­plir  la de­man­da, hay que dar la voz de alar­ma pa­ra que en el año ve­ni­de­ro es­to se so­lu­cio­ne y evi­tar pro­tes­tas co­mo las que se ge­ne­ra­ron re­cien­te­men­te en Mai­món, exi­gien­do la re­pa­ra­ción de un cen­tro de edu­ca­ción. Esos feos es­pec­tá­cu­los no de­be­rían su­ce­der a es­tas al­tu­ras, pe­ro tam­po­co el cie­rre de po­si­bi­li­dad a los ni­ños y jó­ve­nes pa­ra con­ti­nuar loas es­tu­dios de  Bá­si­ca y de Me­dia, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos en que la so­cie­dad más lo re­quie­re.
Lo que hay que ha­cer es una de­ci­sión de las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y los res­pon­sa­bles de dar a co­no­cer la ver­da­de­ra si­tua­ción pa­ra la so­lu­ción son los fun­cio­na­rios di­rec­tos de la pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta que en­ca­be­za la li­cen­cia­da Fri­da­ne­la Si­mons, pro­ba­da maes­tra, con una for­ma­ción pues­ta  a prue­ba con la de­sig­na­ción de di­rec­to­ra re­gio­nal y quien no de­be es­pe­rar mu­cho tiem­po apro­ve­chan­do las va­ca­cio­nes es­co­la­res pa­ra ex­po­ner y so­lu­cio­nar  ma­les y que se  eli­mi­ne la pa­la­bra NO a los  pa­dres que han per­di­do la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra cu­brir los gas­tos de sus hi­jos en los co­le­gios pri­va­dos y acu­den a los plan­te­les pú­bli­cos co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va, cu­yos di­rec­to­res ata­dos de pies y ma­nos, sin cu­po su­fi­cien­te pa­ra más alum­nos se ven obli­ga­dos a re­cha­zar al­gu­nos con do­lor de su al­ma pe­ro sin po­der ha­cer na­da.

La Po­li­cía Na­cio­nal

La si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad que se vi­ve a ni­vel na­cio­nal ha es­ta­do pa­san­do de cas­ta­ño a os­cu­ro, el nú­me­ro de crí­me­nes que se pro­du­cen au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te man­te­nien­do al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción a  los do­mi­ni­ca­nos, mien­tras que los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les y de­más or­ga­nis­mos lla­ma­dos a es­ta­ble­cer la tran­qui­li­dad, paz y con­fian­za ciu­da­da­na no dan mues­tra de pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad.
Se ha es­ta­do de­man­dan­do una re­for­ma po­li­cial que tie­ne más va­lor que rea­li­zar cam­bios de hom­bres el pró­xi­mo 16 de agos­to que exi­gen al­gu­nos sec­to­res al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, doc­tor Leo­nel Fer­nán­dez, en oca­sión de la  ce­le­bra­ción de la Res­tau­ra­ción de la Re­pú­bli­ca, cuan­do tra­di­cio­nal­men­te se pro­du­cen cam­bios en el tren gu­ber­na­men­tal.
Se po­ne co­mo ejem­plo el ar­gu­men­to pa­ra de­man­dar la re­for­ma po­li­cial  los  re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos en los que ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da la Po­li­cía Na­cio­nal, ló­gi­ca­men­te que no de­be ser una de­ci­sión traí­da por los “mo­ños” y por tan­to hay que  unir cri­te­rios y es­fuer­zos pa­ra pro­du­cir las trans­for­ma­cio­nes que ur­gen­te­men­te re­quie­re la ins­ti­tu­ción pa­ra con­tri­buir a me­jo­rar el cli­ma de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, au­men­tar la con­fian­za en sus ac­ti­vi­da­des y re­for­zar la co­la­bo­ra­ción a la Po­li­cía por  to­dos los sec­to­res del país.
Es un pa­so que de­be dar el Po­der Eje­cu­ti­vo, cons­cien­te de la si­tua­ción que es­tá vi­vien­do hoy día el her­ma­no país de Mé­xi­co y que ya pa­sa­ron los co­lom­bia­nos y puer­to­rri­que­ños, és­tos úl­ti­mos se han ido su­pe­ran­do pau­la­ti­na­men­te pa­ra de­vol­ver  la paz y la tran­qui­li­dad que re­quie­re una na­ción in­te­re­sa­da en el de­sa­rro­llo.
Se ha es­ta­do cla­man­do más que nun­ca el au­men­to de es­pa­cio en las es­cue­las pú­bli­cas pa­ra las ins­crip­cio­nes de ni­ños cu­yos pa­dres no pue­den con­ti­nuar pa­gan­do los ser­vi­cios de edu­ca­ción pri­va­dos de los co­le­gios, que ca­da año au­men­tan la ta­ri­fa, an­te la im­po­ten­cia de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas que han bus­ca­do fór­mu­las di­ver­sas y han re­sul­ta­do bur­la­das fre­cuen­te­men­te en to­do el país por los em­pre­sa­rios de la edu­ca­ción pri­va­da.
Puer­to Pla­ta re­ci­bi­rá en los días pró­xi­mos la vi­si­ta del mi­nis­tro de la Edu­ca­ción Me­la­neo Pa­re­des, con la fi­na­li­dad de ha­cer un se­gun­do le­van­ta­mien­to en el te­rre­no edu­ca­ti­vo de la pro­vin­cia. Ya lo hi­zo an­te­rior­men­te y el re­sul­ta­do no fue el es­pe­ra­do, por­que las so­lu­cio­nes han per­ma­ne­ci­do en el ca­mi­no y no ter­mi­nan de lle­gar.
Su ins­pec­ción fue en me­dio del año es­co­lar que ya  ter­mi­nó, aho­ra lo ha­rá cuan­do las es­cue­las se en­cuen­tran sin es­tu­dian­tes a cau­sa de las va­ca­cio­nes.
La re­dac­ción del pe­rió­di­co El Fa­ro re­ci­be cons­tan­te­men­te a pa­dres que han re­ci­bi­do la ne­ga­ción de par­te de di­rec­to­res de es­cue­las pú­bli­cas pa­ra ins­cri­bir a sus hi­jos, su­pues­ta­men­te por fal­ta de  cu­po,  de­jan­do es­ta­ble­ci­do el men­sa­je con su po­si­ción de que si ellos no tie­nen ca­pa­ci­dad  eco­nó­mi­ca pa­ra pa­gar el co­le­gio sus hi­jos no con­ti­nua­rán es­tu­dian­do. El só­lo ima­gi­nar­se el fu­tu­ro de un país sin edu­ca­ción, es co­mo pa­ra ate­mo­ri­zar­se.
Por ello, El Fa­ro de­man­da una rá­pi­da ex­pli­ca­ción de par­te de las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción en Puer­to Pla­ta, cu­ya di­rec­ción es­tá a car­go de la efi­cien­te edu­ca­do­ra Fri­da­ne­la Si­mo­na, que no de­be per­mi­tir ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia que un di­rec­tor con­de­ne a los po­bres pa­dres a pa­gar lo que no pue­den en los co­le­gios o de­jar fue­ra de las au­las a sus hi­jos por fal­ta de au­las.
El go­bier­no es­tá obli­ga­do a su­mi­nis­trar el pan de la en­se­ñan­za gra­tui­ta­men­te y ha si­do una po­lí­ti­ca exi­to­sa del pre­si­den­te Leo­nel Fer­nán­dez le­van­tar la edu­ca­ción pú­bli­ca, a la que han re­gre­sa­do mi­les de es­tu­dian­tes. Pe­ro si en Puer­to Pla­ta no exis­ten las au­las su­fi­cien­tes pa­ra su­plir  la de­man­da, hay que dar la voz de alar­ma pa­ra que en el año ve­ni­de­ro es­to se so­lu­cio­ne y evi­tar pro­tes­tas co­mo las que se ge­ne­ra­ron re­cien­te­men­te en Mai­món, exi­gien­do la re­pa­ra­ción de un cen­tro de edu­ca­ción. Esos feos es­pec­tá­cu­los no de­be­rían su­ce­der a es­tas al­tu­ras, pe­ro tam­po­co el cie­rre de po­si­bi­li­dad a los ni­ños y jó­ve­nes pa­ra con­ti­nuar loas es­tu­dios de  Bá­si­ca y de Me­dia, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos en que la so­cie­dad más lo re­quie­re.
Lo que hay que ha­cer es una de­ci­sión de las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y los res­pon­sa­bles de dar a co­no­cer la ver­da­de­ra si­tua­ción pa­ra la so­lu­ción son los fun­cio­na­rios di­rec­tos de la pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta que en­ca­be­za la li­cen­cia­da Fri­da­ne­la Si­mons, pro­ba­da maes­tra, con una for­ma­ción pues­ta  a prue­ba con la de­sig­na­ción de di­rec­to­ra re­gio­nal y quien no de­be es­pe­rar mu­cho tiem­po apro­ve­chan­do las va­ca­cio­nes es­co­la­res pa­ra ex­po­ner y so­lu­cio­nar  ma­les y que se  eli­mi­ne la pa­la­bra NO a los  pa­dres que han per­di­do la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra cu­brir los gas­tos de sus hi­jos en los co­le­gios pri­va­dos y acu­den a los plan­te­les pú­bli­cos co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va, cu­yos di­rec­to­res ata­dos de pies y ma­nos, sin cu­po su­fi­cien­te pa­ra más alum­nos se ven obli­ga­dos a re­cha­zar al­gu­nos con do­lor de su al­ma pe­ro sin po­der ha­cer na­da.

La Po­li­cía Na­cio­nal

La si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad que se vi­ve a ni­vel na­cio­nal ha es­ta­do pa­san­do de cas­ta­ño a os­cu­ro, el nú­me­ro de crí­me­nes que se pro­du­cen au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te man­te­nien­do al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción a  los do­mi­ni­ca­nos, mien­tras que los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les y de­más or­ga­nis­mos lla­ma­dos a es­ta­ble­cer la tran­qui­li­dad, paz y con­fian­za ciu­da­da­na no dan mues­tra de pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad.
Se ha es­ta­do de­man­dan­do una re­for­ma po­li­cial que tie­ne más va­lor que rea­li­zar cam­bios de hom­bres el pró­xi­mo 16 de agos­to que exi­gen al­gu­nos sec­to­res al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, doc­tor Leo­nel Fer­nán­dez, en oca­sión de la  ce­le­bra­ción de la Res­tau­ra­ción de la Re­pú­bli­ca, cuan­do tra­di­cio­nal­men­te se pro­du­cen cam­bios en el tren gu­ber­na­men­tal.
Se po­ne co­mo ejem­plo el ar­gu­men­to pa­ra de­man­dar la re­for­ma po­li­cial  los  re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos en los que ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da la Po­li­cía Na­cio­nal, ló­gi­ca­men­te que no de­be ser una de­ci­sión traí­da por los “mo­ños” y por tan­to hay que  unir cri­te­rios y es­fuer­zos pa­ra pro­du­cir las trans­for­ma­cio­nes que ur­gen­te­men­te re­quie­re la ins­ti­tu­ción pa­ra con­tri­buir a me­jo­rar el cli­ma de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, au­men­tar la con­fian­za en sus ac­ti­vi­da­des y re­for­zar la co­la­bo­ra­ción a la Po­li­cía por  to­dos los sec­to­res del país.
Es un pa­so que de­be dar el Po­der Eje­cu­ti­vo, cons­cien­te de la si­tua­ción que es­tá vi­vien­do hoy día el her­ma­no país de Mé­xi­co y que ya pa­sa­ron los co­lom­bia­nos y puer­to­rri­que­ños, és­tos úl­ti­mos se han ido su­pe­ran­do pau­la­ti­na­men­te pa­ra de­vol­ver  la paz y la tran­qui­li­dad que re­quie­re una na­ción in­te­re­sa­da en el de­sa­rro­llo.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: