Destellos

“Mi tra­ba­jo es preo­cu­par­me por lo po­si­ble y con­fiar a Dios lo im­po­si­ble”.
Ruth Bell Gra­ham

Ho­la? que­ri­dos ami­gos:

DE RE­GRE­SO
Tras al­gu­nos días de va­ca­cio­nes, hoy re­gre­so con us­te­des mis lec­to­res,? con el mis­mo en­tu­sias­mo y ale­gría de siem­pre; pe­ro so­bre to­do,? con la es­pe­ran­za de que al­guien al me­nos me ex­tra­ñe; si al me­nos uno de us­te­des me ha ex­tra­ña­do, es­toy com­pla­ci­da, por­que mis es­fuer­zos y de­di­ca­ción no han si­do en va­no;? pe­ro co­mo el apre­cio y el afec­to es de do­ble vía, les con­fie­so que yo si los ex­tra­ño a us­te­des, aún y me en­cuen­tre dis­fru­tan­do de unos días fa­bu­lo­sos y con mu­chí­si­ma ca­li­dad al la­do de mi fa­mi­lia.
CON­TEN­TA DE ES­TAR DE NUE­VO CON US­TE­DES
Unos días an­tes de par­tir ha­cia mis va­ca­cio­nes de ve­ra­no, tu­ve un sue­ño, que más que un sue­ño pa­re­cía una pre­mo­ni­ción, pues aun­que di­cen que? to­dos siem­pre so­ña­mos, los que di­cen que no sue­ñan es que no re­cuer­dan sus sue­ños; ?yo ra­ra vez sue­ño cuan­do duer­mo y es­ta vez so­ñé y re­cor­dé un sue­ño bas­tan­te de­sa­len­ta­dor, pues so­ñé que el avión don­de iba se ca­yó en el mar y sen­tía la de­ses­pe­ra­ción de? to­dos los tri­pu­lan­tes mien­tras la ae­ro­na­ve des­cen­día en pi­ca­da y to­do pa­re­cía tan real que cuan­do des­per­té sen­tí que to­do mi cuer­po es­ta­ba mo­ja­do y que? una fuer­za su­pe­rior me ha­bía sal­va­do.
AL­GO MAS DE MI? TES­TI­MO­NIO
Mien­tras el avión des­cen­día y to­dos íba­mos ha­cia un trá­gi­co de­sen­la­ce, sen­tía que no te­nía mie­do y mien­tras to­dos llo­ra­ban y gri­ta­ban an­te la de­ses­pe­ra­ción, me pa­re­ció que re­zar me ha­ría bien y me da­ría con­fian­za. Cuan­do to­dos caí­mos al agua, sen­tí que esa mis­ma fuer­za su­pe­rior me car­gó en sus? bra­zos y con sus ma­nos me co­lo­có so­bre las ta­blas de un puer­to vie­jo de ma­de­ra.
UN SUE­ÑO TAN REAL
Pen­sé que un sue­ño tan real me­re­cía ser con­ta­do y al igual que a us­te­des,? se lo con­té a al­gu­nos ami­gos, que me di­je­ron, “ mi­ra yo que tú no me mon­ta­ría en un avión por to­dos es­tos años ni lo­co (a);? y ade­más de que pien­so que ca­da quien tie­ne su pro­pio des­ti­no y que na­die cam­bia lo que le de­pa­ra; tam­bién pen­sé en esa fuer­za su­pe­rior que siem­pre vi­ve den­tro de mí, que sien­to que me cui­da y me pro­te­ge a ca­da ins­tan­te y en mo­men­tos di­fí­ci­les ese vi­gor es el que to­ma el con­trol de to­do pa­ra lle­var­nos ha­cia un puer­to se­gu­ro o ha­cia la so­lu­ción de los pro­ble­mas. Eso no cam­bió mi de­ci­sión.
UN VIA­JE FA­BU­LO­SO
Con con­fian­za, em­pren­dí mi via­je y dis­fru­té enor­me­men­te un tiem­po de ca­li­dad,? y mi tra­ve­sía en el vue­lo de ida y re­gre­so fue ex­cep­cio­nal;? por­que creo,? que cuan­do esa ener­gía de la cual les he ha­bla­do to­ma el ti­món, nos lle­na de paz y de con­fian­za. De to­dos mo­dos, es­te sue­ño ha si­do otra ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te en mi vi­da, por­que una vez más va­lo­ro ca­da mi­nu­to y ca­da per­so­na que for­ma par­te de mi vi­da. Mi re­la­ción con mi hi­ja, mi fa­mi­lia y mis ami­gos y tra­to de vi­vir mo­men­tos de ca­li­dad a su la­do.
LA FUER­ZA ES­TA DEN­TRO
DE TO­DOS
Creo que la pre­sen­cia de Dios se ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra per­ma­nen­te en nues­tras vi­das. Otros di­cen que es una fuer­za su­pe­rior que pre­sien­ten que? vi­ve den­tro de ellos, pe­ro la rea­li­dad es que esa fuer­za vi­ve den­tro de to­dos y bas­ta con acep­tar­lo con to­das las cé­lu­las de nues­tro cuer­po, pa­ra que se ma­ni­fies­te. Esa pre­sen­cia no ad­mi­te du­das. Es co­mo una ex­ten­sión de no­so­tros, co­mo los bra­zos o las pier­nas o la ca­be­za, que no pue­de ir por don­de quie­re, hay que acor­dar con to­do el cuer­po el rum­bo a se­guir. Va­le la pe­na in­ten­tar ver­nos a no­so­tros mis­mos con el po­der de cam­biar nues­tras vi­das y lle­var­la a un me­jor ca­mi­no, lle­no de fe­li­ci­dad, abun­dan­cia y ar­mo­nía. Bas­ta con acep­tar que no so­lo so­mos lo que ve­mos fren­te al es­pe­jo, hay al­go más po­de­ro­so que vi­ve en el co­ra­zón y que for­ma par­te de no­so­tros.

MIS EX­CU­SAS
A los ami­gos que han te­ni­do la cor­te­sía de in­vi­tar­me a sus even­tos en es­tos días en que he es­ta­do au­sen­te, en­tre ellos: De­ris­se D’ León, al en­cuen­tro con Mar­cos Díaz en La Si­re­na. An­ge­li­ta Bri­to y Jo­sé Ma­nuel Díaz, al? Pri­mer Tor­neo in­ter­na­cio­nal de Paint­ball “Co­pa las Amé­ri­ca” en? el Ho­tel Puer­to Pla­ta Vi­lla­ge.
EX­PO­SI­CION DE FO­TO­GRA­FIAS
AE­REAS
La Aso­cia­ción de Ho­te­les de Pla­ya Do­ra­da, nos in­vi­ta es­ta tar­de a las seis y trein­ta a la inau­gu­ra­ción de la Ex­po­si­ción de Fo­to­gra­fías Aé­reas de la au­to­ría de la fo­tó­gra­fa An­ne Ca­sa­le, que per­te­ne­cen al pro­yec­to Nue­vas Pers­pec­ti­vas: Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”, una ini­cia­ti­va de Fun­glo­de, en los jar­di­nes del Pla­ya Do­ra­da Golf Club? y de la pla­za Pla­ya Do­ra­da.
*********
Que Dios les dé una fe­liz se­ma­na, con abun­dan­tes ben­di­cio­nes, sa­lud? y su­fi­cien­te paz, amor y ale­gría en el co­ra­zón, pa­ra vi­vir ca­da día a ple­ni­tud.
ara­ce­li­su­re­na­@hot­mail­.com
ara­ce­li­su­@bru­gal­.com­.do

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: