Cuba tiene mucho más qué ofrecer

Manuel De Jesus Borbon

A raíz de mi re­gre­so de mi re­cien­te via­je a la her­ma­na Re­pú­bli­ca de Cu­ba, don­de es­tu­ve de vi­si­ta jun­to a mi ami­go y her­ma­no Frank Rey­nal­do Díaz, del  10 al 13 ju­nio, mu­chas per­so­nas se me han acer­ca­do con la in­ten­ción de for­mu­lar­me di­fe­ren­tes y va­ria­das pre­gun­tas so­bre la rea­li­dad de es­te her­ma­no país; la más fre­cuen­te de to­das es ¿Qué te pa­re­ció Cu­ba?, la res­pues­ta siem­pre ha si­do la mis­ma: “Es un país ma­ra­vi­llo­so”.? Otra pre­gun­ta muy fre­cuen­te ha si­do ¿Qué fue lo que más te gus­tó de Cu­ba?; en es­te ca­so tam­bién la res­pues­ta ha si­do fir­me “El ca­lor, ca­ri­ño y hos­pi­ta­li­dad del ciu­da­da­no cu­ba­no”.? Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta úl­ti­ma res­pues­ta, una em­plea­da ban­ca­ria de es­ta ciu­dad me hi­zo el si­guien­te co­men­ta­rio: “Los cu­ba­nos dan mu­cho amor, ca­ri­ño y hos­pi­ta­li­dad por­que es lo úni­co que tie­nen pa­ra dar”, lo que me mo­ti­vó a es­cri­bir es­te ar­tí­cu­lo, pues al igual que es­ta per­so­na, mu­chas otras, a raíz de la pro­pa­gan­da de des­cré­di­to y de­sin­for­ma­ción en con­tra de la her­ma­na Re­pú­bli­ca Cu­ba­na, no tie­nen ni la re­mo­ta idea de cuán­tas co­sas  y de ca­li­dad, tie­ne Cu­ba qué ofre­cer.? A pe­sar de un in­jus­to y cruel blo­queo eco­nó­mi­co por va­rias dé­ca­das, a pe­sar del bom­bar­deo de de­sin­for­ma­ción y ma­la pro­pa­gan­da a que ha si­do so­me­ti­da la pa­tria de Mar­tí, el cu­ba­no aún ríe, en­fren­ta con fir­me­za, va­len­tía, se­re­ni­dad y ale­gría los re­tos que le trae el día a día.? A pe­sar de las men­ti­ras del im­pe­rio y las bo­ci­nas pa­ga­das por és­te, Cu­ba tie­ne mu­cho más qué ofre­cer.? Cu­ba te ofre­ce:
Ali­men­ta­ción:? El cu­ba­no tie­ne ase­gu­ra­da su  ali­men­ta­ción bá­si­ca, lo que le per­mi­te vi­vir dig­na­men­te co­mo ser hu­ma­no.
Edu­ca­ción: Es­te país ha he­cho de la edu­ca­ción un de­ber, lo que le per­mi­te ex­hi­bir con or­gu­llo ser una de las so­cie­da­des con el me­nor ín­di­ce de anal­fa­be­tis­mo.? En cuan­to a la Edu­ca­ción Su­pe­rior, es­tá  en­tre otras uni­ver­si­da­des, la Es­cue­la La­ti­noa­me­ri­ca­na de Me­di­ci­na (Elam), la cual re­ci­be anual­men­te mi­les de es­tu­dian­tes a tí­tu­lo de Be­cas, a los cua­les les ofre­cen, ade­más de la me­jor for­ma­ción en es­ta ca­rre­ra, alo­ja­mien­to, cua­tro (4) co­mi­das por día, li­bros, uni­for­mes, en­tre otras fa­ci­li­da­des.? Es­ta es­cue­la, a la cual pró­xi­ma­men­te se le cam­bia­rá el nom­bre por “Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de Me­di­ci­na”, pues es­tá re­ci­bien­do to­dos los años, es­tu­dian­tes de vein­ti­trés paí­ses, en­tre ellos Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, país que es­te año en­vió sie­te (7) es­tu­dian­tes a es­te re­cin­to, al­ber­ga ac­tual­men­te en sus ins­ta­la­cio­nes un to­tal de Cua­tro Mil Qui­nien­tos es­tu­dian­tes en su in­te­rior, en­tre ellos mi hi­jo Len­nin; si­mi­lar nú­me­ro de es­tu­dian­tes ya es­tán en los hos­pi­ta­les es­cue­las de es­te país.
De­re­cho a la Sa­lud:? Si re­bus­ca­mos en da­tos re­cien­tes y ac­tua­les, en­con­tra­re­mos que es­te es el país con el ín­di­ce más ba­jo de mor­ta­li­dad in­fan­til, pues es el úni­co don­de la me­di­ci­na no es un ne­go­cio.? En es­ta so­cie­dad el ciu­da­da­no no tie­ne la preo­cu­pa­ción de te­ner que pa­gar un Se­gu­ro Mé­di­co, pues no es ne­ce­sa­rio, ya que ade­más de to­dos los ser­vi­cios mé­di­cos gra­tui­tos, tie­nen ase­gu­ra­dos to­dos sus me­di­ca­men­tos.
Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na:? En que país del pla­ne­ta po­de­mos an­dar por las ca­lles a cual­quier ho­ra del día ò la no­che sin te­mor de ser asal­ta­dos?? Só­lo en Cu­ba. Ade­más, en es­ta so­cie­dad el ciu­da­da­no no su­fre la im­po­ten­cia de sa­ber que un po­lí­ti­co se ha­ce mi­llo­na­rio con los im­pues­tos que pa­ga él y sus com­pa­trio­tas; en es­te país el ciu­da­da­no no su­fre la im­po­ten­cia de sa­ber que Co­de­tel, Ede­nor­te y otras em­pre­sas de ser­vi­cios le co­bran enor­mes su­mas de di­ne­ro por ser­vi­cios que ca­si nun­ca brin­dan y sin te­ner a quién re­cla­mar; en es­te país el ciu­da­da­no no tie­ne la ne­ce­si­dad de com­prar to­das las se­ma­nas tres y cua­tro ca­mio­nes de agua por­que la em­pre­sa que la dis­tri­bu­ye no da el ser­vi­cio; en es­te país la gen­te no ne­ce­si­ta in­ver­sor por­que la luz no se va, en es­te país la gen­te no ne­ce­si­ta com­prar bo­te­llo­nes de agua por­que la que lle­ga por las lla­ves es pu­ri­fi­ca­da y ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­ma­no; en es­te país las per­so­nas no su­fren la im­po­ten­cia de ver que cuan­do ha­cen una fi­la pa­ra pa­gar un ser­vi­cio lle­ga “un vi­vo que es­tá pe­gao” y se le va de­lan­te a to­do el mun­do;? el cu­ba­no no su­fre la im­po­ten­cia de ver que un in­fe­liz que co­me­tió un de­li­to me­nor se pu­dre en la cár­cel mien­tras los ver­da­de­ros de­lin­cuen­tes es­tán en las ca­lles, en mu­chos de los ca­sos co­rrom­pien­do me­no­res de edad; el cu­ba­no no su­fre la im­po­ten­cia de ver co­mo un Amet gol­pea a un in­de­fen­so mo­to­con­cho que an­da bus­cán­do­se “el mo­ro de su fa­mi­lia” y en la ma­yo­ría de los ca­sos lo des­po­ja de su mo­to­ci­cle­ta pa­ra ha­cer­le pa­gar una ex­ce­si­va mul­ta, mien­tras las per­so­nas que an­dan en ve­hí­cu­los lu­jo­sos vio­lan to­das las le­yes de trán­si­to; el cu­ba­no no su­fre la im­po­ten­cia de ver que un gru­po de em­pre­sa­rios ban­ca­rios se dan un ni­vel de vi­da de lu­jo con el di­ne­ro de los aho­rran­tes pa­ra lue­go de­cla­rar­se en quie­bra y de­jar a los mis­mos “en­gan­chaos”; el cu­ba­no no su­fre la im­po­ten­cia de ver que una em­pre­sa ex­tran­je­ra o na­cio­nal des­vía sus fon­dos ha­cia otras ac­ti­vi­da­des, ce­rran­do lue­go sus puer­tas ha­cién­do­se “los chi­vos lo­cos” con las pres­ta­cio­nes la­bo­ra­les y de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res.? En fin, po­dría enu­me­rar mi­les de ra­zo­nes por las cua­les los cu­ba­nos no su­fren de las im­po­ten­cias que su­fri­mos los do­mi­ni­ca­nos.
En­ton­ces ami­go lec­tor: ¿cree us­ted que los cu­ba­nos no tie­nen más que ca­ri­ño, ca­lor y hos­pi­ta­li­dad pa­ra brin­dar? ¿Pien­sa que los cu­ba­nos son real­men­te po­bres? o ¿Pien­sa que los po­bres real­men­te son otros?

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: