Lo que publicarán los periódicos el lunes 17

Ha­cién­do­le al­gu­nos ajus­tes a la má­qui­na del tiem­po, pue­do leer an­ti­ci­pa­da­men­te los prin­ci­pa­les ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos do­mi­ni­ca­nos de la ma­ña­na del  lu­nes 17 de ma­yo, un día des­pués de las elec­cio­nes con­gre­sua­les y mu­ni­ci­pa­les.
Co­mo nun­ca he pre­ten­di­do ser Co­me So­lo, com­par­to con mis lec­to­res lo que di­rán los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ese día, gra­cias al pe­rió­di­co El Fa­ro que sa­le a las ca­lles  to­dos los vier­nes, se los  ha­go sa­ber con cua­ren­ta y ocho ho­ras de an­te­la­ción. Un Ma­tu­ti­no que go­za de gran pres­ti­gio y  gran ti­ra­da di­rá. PLD ARRA­SA EN TO­DO EL TE­RRI­TO­RIO NA­CIO­NAL. En otro se lee­rá. El CO­LOR MO­RA­DO TI­ÑE LA CA­SI TO­TA­LI­DAD DEL MA­PA PO­LÍ­TI­CO DO­MI­NI­CA­NO. Uno que cir­cu­la de ma­ne­ra gra­tui­ta di­rá. OB­SER­VA­DO­RES IN­TER­NA­CIO­NA­LES DE­CLA­RAN QUE ELEC­CIO­NES FUE­RON CON­CU­RRI­DAS Y TRANS­PA­REN­TES, RE­CO­NO­CEN LA­BOR DE LA JCE. Si­guien­do el rit­mo de los de­más ta­bloi­des, otros es­cri­bi­rán. DES­DE EL LI­TO­RAL BLAN­CO NA­DIE  HA SA­CA­DO LA CA­RA. EN­CUES­TAS SE ACER­CAN CON MU­CHA PRE­CI­SIÓN A LOS RE­SUL­TA­DOS PU­BLI­CA­DOS POR LA JCE. Más Ti­tu­la­res. CON­FOR­ME A LOS BO­LE­TI­NES OFI­CIA­LES, EL PLD Y SUS ALIA­DOS AU­MEN­TA­RÁN PRE­SEN­CIA EN EL CON­GRE­SO Y EN LOS AYUN­TA­MIEN­TOS. SIN PÉR­DI­DA DE TIEM­PO, HI­PÓ­LI­TO AFIR­MA QUE  VA PA­RA LAS CA­LLES. SE PRE­VEE QUE MI­GUEL EN­FREN­TA­RÁ UN VEN­DA­VAL DE CUES­TIO­NA­MIEN­TOS.
Al­go más.
Co­no­ci­dos es­tos re­sul­ta­dos, unos ce­le­bra­rán jun­to al pue­blo que los eli­gió, otros bus­ca­rán las más va­ria­das ex­cu­sas pa­ra ex­pli­car lo su­ce­di­do, nun­ca ad­mi­ti­rán sus ye­rros, los otros fue­ron  los cul­pa­bles.
Aquí, jus­to en es­te pun­to, es don­de se im­po­ne la sen­sa­tez, siem­pre y cuan­do se quie­ra su­pe­rar el fra­ca­so. Un buen ejer­ci­cio pa­ra ha­cer una co­rrec­ta au­to­crí­ti­ca se­ría re­vi­sar en de­ta­lles los pa­sos da­dos a lo in­ter­no por los de­rro­ta­dos, vien­do de­sa­pa­sio­na­da­men­te las ac­cio­nes acer­ta­das que hi­cie­ron   sus con­tra­rios.
En es­ta di­rec­ción,  re­cor­de­mos que pre­vio al ini­cio del pro­ce­so elec­to­ral, el PRD ce­le­bró una  con­ven­ción. De di­cho even­to sa­lió pre­si­den­te Mi­guel Var­gas, quien en­tien­de que des­de la pre­si­den­cia de ese par­ti­do se de­be cons­truir un Nue­vo PRD. De in­me­dia­to,  se dio  a la ta­rea de co­lo­car en po­si­cio­nes cla­ves de la or­ga­ni­za­ción a per­so­nas cer­ca­nas y lea­les su­yas.  In­clu­so, fue par­cial a la ho­ra de es­co­ger al Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del par­ti­do y a la en­car­ga­da de la im­por­tan­te Se­cre­ta­ria de Or­ga­ni­za­ción. El ca­so lle­gó a la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral, con las con­sa­bi­das fi­su­ras de la uni­dad par­ti­da­ria, las que se apo­sen­ta­ron du­ran­te to­do el pro­ce­so elec­to­ral si­guien­te.
La es­co­gen­cia de can­di­da­tos a car­gos elec­ti­vos al Con­gre­so y a los Ayun­ta­mien­tos tam­bién cau­só gran­des po­lé­mi­cas den­tro del PRD di­ri­gi­do por Mi­guel Var­gas, se acu­só a  és­te de im­po­ner con el de­do a per­so­nas que ni par­ti­ci­pa­ron en los con­gre­sos in­ter­nos ni acu­mu­la­ban los mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra os­ten­tar pues­tos pri­vi­le­gia­dos en la bo­le­ta. Ade­más de esas mi­nu­tas no fal­ta­ron apres­tos po­lí­ti­cos de par­te de al­gu­nos di­ri­gen­tes pe­rre­deís­tas, quie­nes en me­dio de la cam­pa­ña de Me­dio Tiem­po pu­sie­ron en mar­cha una cam­pa­ña  ha­cia el 2012.
Des­de el li­to­ral opues­to, el PLD ama­rró otra vez a un gran nú­me­ro de par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios, fuer­zas que en to­tal su­ma­rán un 11 % de los vo­tos en las pa­sa­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2008, una ci­fra na­da des­pre­cia­ble. Los mo­ra­dos hi­cie­ron sus pro­ce­sos in­ter­nos pa­ra ele­gir a sus can­di­da­tos con un mí­ni­mo de trau­mas  y de de­sa­cuer­dos.
Pe­ro don­de el PLD le pu­so la ta­pa al po­mo fue en la eje­cu­ción de un vas­to plan de cons­truc­ción de obras pú­bli­cas des­de el go­bier­no que prác­ti­ca­men­te de­jó sin dis­cur­sos a sus opo­si­to­res. No hay que de­jar de to­mar en cuen­ta es­te im­por­tan­te ele­men­to. Una com­pa­ra­ción  de las eje­cu­to­rias de blan­cos y mo­ra­dos de­ja muy mal pa­ra­dos a los del Ja­cho, cu­yos go­bier­nos se des­va­ne­cie­ron en lu­chas in­tes­ti­nas, ac­tos de co­rrup­ción y quie­bras ge­ne­ra­li­za­das de co­mer­cios y  de ban­cos.
Pe­ro pa­ra col­mar la suer­te del PLD, se aca­ban de pu­bli­car las úl­ti­mas ci­fras del Ban­co Mun­dial y del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal  que  dan cuen­ta  que la eco­no­mía de la  Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na  ha su­pe­ra­do las di­fi­cul­ta­des ge­ne­ra­das por la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial y que ten­drá un cre­ci­mien­to en el 2010 por  en­ci­ma del pro­me­dio de los de­más paí­ses de Ame­ri­ca La­ti­na. Se avan­za que en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na cre­ció a un rit­mo de un 7%, mien­tras que la ta­sa de in­fla­ción ron­da ape­nas el 2 %.
Es­tas no­ti­cias tie­nen en la po­bla­ción  una im­por­tan­cia ca­pi­tal. Al mis­mo tiem­po re­ve­lan  ca­pa­ci­dad ge­ren­cial,  ge­ne­ran­do con­fian­za  en los agen­tes eco­nó­mi­cos.
En­ton­ces,  te­nía y tie­ne sen­ti­do prác­ti­co aque­lla fra­se que tan­to le oí­mos de­cir al Prof. Juan Bosch, quien mu­chas ve­ces re­pi­tió. Cuan­do la eco­no­mía va bien, la po­lí­ti­ca de­be ir bien tam­bién. Eso es lo que es­tá su­ce­dien­do, lo de­más es cuen­to de ca­mi­nos.
Jp­_pla­ci­do­@hot­mail­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: