Muere líder italiano Sirvio Berlusconi

0
756

Hijo mayor de una familia milanesa de clase media, fue anfitrión de cruceros antes de emprender una exitosa carrera en el sector inmobiliario, las finanzas y los medios de comunicación, y fue presidente del AC Milan durante 31 años. Su entrada en política fue sensacional en 1994, cuando ganó las elecciones parlamentarias con su flamante partido Forza Italia.

Cuatro veces Jefe de Gobierno, diputado durante 18 años, dos veces elegido al Parlamento Europeo y una vez más senador, a sus 85 años volvió a las andadas en septiembre de 2022, siempre bajo la etiqueta de Forza Italia. Pero su asistencia a la Cámara Alta fue casi inexistente. Silvio Berlusconi, cuyo partido forma parte de la coalición que apoya al gobierno de Giorgia Meloni, había estado recientemente entrando y saliendo del hospital.

Hasta el final, sus actos fueron objeto de escrutinio, tanto en el ámbito político como en relación con los procesos judiciales abiertos contra él por corrupción, fraude fiscal y prostitución de menores. ??

Padre de cinco hijos de dos matrimonios y varias veces abuelo, las travesuras de este extraordinario multimillonario dominaron los titulares durante muchos años por su estilo de vida “bling bling”, que incluía jets privados, suntuosas villas, divorcios caros y mujeres muy jóvenes invitadas a fiestas “bunga bunga” en la década de 2000.

Estas fiestas acabaron en los tribunales con el llamado asunto Ruby Gate, que lleva el nombre de una joven marroquí. Silvio Berlusconi estaba acusado de incitación a la prostitución de menores y abuso de poder por pagar dinero a las participantes en sus fiestas a cambio de su silencio.? Entre 2011 y 2015 se pagaron nada menos que diez millones de euros, siete de ellos sólo por Ruby, que entonces era menor de edad.?

Silvio Berlusconi nunca dejó de restar importancia a sus vínculos con la Logia P2, una logia masónica que en los años 70 se infiltró en todas las instituciones del país y que estuvo implicada en la quiebra del Banco Ambrosiano, vinculado al Vaticano.

En 2014, cuando fue procesado por fraude fiscal en relación con la compra y reventa de derechos de series estadounidenses para Mediaset, fue condenado a 10 meses de trabajos comunitarios en un centro para ancianos. Un castigo amargo para un hombre que seguía buscando la eterna juventud.

Su última hazaña se remonta a octubre de 2022. En dos grabaciones de audio hechas públicas, mientras Ucrania se enfrenta desde febrero a una invasión de Rusia, Silvio Berlusconi declaró que había reanudado los contactos con el Presidente ruso Vladimir Putin. Un viejo amigo. Los dos hombres se reunieron en numerosas ocasiones cuando el “Cavaliere” era Presidente del Consejo (de hecho, el comercio entre ambos países se multiplicó por diez entre 1994 y 2004). El ex Primer Ministro también explicó que Vladimir Putin había sido “empujado” a invadir Ucrania. Unas duras declaraciones en un momento en el que su partido político, Forza Italia, debe participar en el futuro gobierno de Giorgia Meloni. Unos meses antes, sin embargo, había afirmado su apoyo a la OTAN, la UE y Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar de los numerosos affaires y artículos de prensa burlándose de la vida privada del líder político, su popularidad desafió durante mucho tiempo todas las predicciones de los comentaristas políticos, que veían periódicamente avecinarse su retirada política. Para muchos italianos, sin embargo, seguía siendo un modelo de éxito con su holding Fininvest, que controlaba, entre otros, el grupo Mediaset y la editorial Mondadori. Para sus detractores, en cambio, era un símbolo de negocios dudosos.

En 2022, llegó a imaginar convertirse en Presidente de la República y suceder a Sergio Mattarella en el Palacio del Quirinal. Esta vez, sin embargo, su largo historial delictivo pudo más que sus ambiciones y tuvo que tirar la toalla, ya que sus aliados se resistían a apoyarle hasta el final.