0
376

El Arte Escénico y sus Aportes al Desarrollo Integral de los Niños y Niñas
Cheo Lagombra
En el Mes de la Patria los centros educativos planifican diferentes actividades para la conmemoración
de estas efemérides. En una buena proporción de ciudadanos prevalece la idea de que la fundación de la
República Dominicana se produjo por la acción de Mella cuando disparó el trabucazo, y todo quedó
resuelto en esos momentos. Incluso al mencionar el vocablo trabucazo muchos piensan que fue una especie
de cañonazo, cuando en realidad se trató de un disparo con un fusil corto denominado trabuco. Para que
este hecho memorable se produjese esa noche fue el resultado de un proceso que duró varios siglos para que
el grupo humano que habitaba este territorio comprendiera que somos diferentes, que nuestras
convicciones, la ideología y el pensamiento que nos identifican como pueblo son únicos, que tenemos una
cultura diferente, por lo tanto ya para esa fecha éramos una nación cultural.

Un centro educativo privado me invitó a uno de sus actos conmemorativos de los 179 años de
nuestra independencia, los protagonistas de la actividad eran niños del segundo y tercer grado del Ciclo
Básico del Nivel Primario. Pero no se disparó el tradicional trabucazo, ni se leyeron textos argumentativos
alegóricos al hecho histórico. Las profesoras utilizaron la dramatización como estrategia, que al mismo
tiempo divertía a los actores y les facilitaba el aprendizaje de los contenidos. Dramatizaron nuestros
patrones culturales que nos caracterizan como nación, nuestras creencias, nuestro folklore, teniendo todo
como fondo los símbolos patrios y haciendo hincapié en la dominicanidad, de manera que aprendan que lo
ocurrido ese 27 de febrero fue el resultado de un proceso .

La importancia de este tipo de actividad reside en que esos niños desde ya
saben lo que nos identifica como dominicanos. Con los contenidos del programa que se planificaron para el
aprendizaje con esa estrategia sobre nuestros patrones culturales ganamos todos, ganan los niños, ganan los
padres madres y tutores y gana la sociedad en sentido general, pues se trata de generar experiencias de
aprendizajes significativos tomando como base sus conocimientos previos que han aprendido de su entorno,
que con el tiempo desarrollaran mayor capacidad para construir un pensamiento crítico.
En el diseño curricular dominicano se establece la Educación Artística desde el Primer Ciclo de
Primaria hasta el Segundo ciclo del Nivel Secundario, el aprendizaje a partir de las actividades artísticas
fortalece la conciencia de identidad cultural. Está orientada hacia la función social del arte y destinada al
desarrollo de capacidades que les serán útiles a esos estudiantes, no sólo para el trabajo y la escuela, sino
también para la vida. La implementación de las artes en la escuela tiene consecuencias cognitivas que
preparan a los alumnos para la vida, entre otras el desarrollo de habilidades como el análisis, la reflexión, el
juicio crítico y en general lo que se denomina pensamiento holístico, justamente lo que determinan los
requerimientos de la educación del siglo XXl. Ser "educado" en este contexto significa utilizar símbolos,
leer imágenes complejas, comunicarse creativamente y pensar en soluciones antes no imaginadas pues
desarrolla de manera integral a los niños y jóvenes a despertar sus habilidades y destrezas ya que se asume
la transversalidad, es decir abarca todas las áreas del conocimiento.

Como lo artístico se manifiesta a través del color, del sonido, del movimiento y de todo aquello que
podemos apreciar por medio de los sentidos, en el tiempo en que vivimos los avances en las tecnologías de
la información nos mantienen en contacto con todo el mundo porque somos una aldea global, en esas
informaciones que recibimos vienen envueltos patrones culturales de todas las sociedades muchos de ellos
son beneficiosos, pero no hay nada tan bueno que no traiga algo malo, y desgraciadamente nuestros jóvenes
en muchos casos asumen patrones culturales que entran en contradicción con los nuestros.
Una nación se define por unos patrones culturales, cuando esos patrones culturales se van perdiendo,
esa nación inicia su proceso de desaparición, pues el sentido de nacionalidad se fundamenta en esos
patrones que son los que construyen el sentimiento de patriotismo, y si no hay sentimiento de patria no hay
nación.