0
426

El presidente Luis Abinader hará este 27 de febrero su tercera rendición de cuentas a la nación, donde ponderará sus ejecutorias y, se espera, hará anuncios de proyectos y obras a desarrollar en este 2023, un año preelectoral que definiría su rumbo para las elecciones del venidero 2024.

El mandatario tendrá como escenario el salón de la Asamblea Nacional, en el Congreso de la República, para dirigir a la nación, una tradicional alocución, en presencia de sus funcionarios, cuerpo diplomático, legisladores e invitados especiales.

Abinader realizará su rendición de cuentas en medio de reconocimientos a sus logros, por parte de sus funcionarios, de cuestionamientos de la oposición y de expectativas, de la sociedad civil. Además, teniendo de frente un panorama mundial lesionado todavía por la guerra entre Rusia y Ucrania, y por la amenaza que representa la desestabilización de Haití para la República Dominicana.

Conforme al artículo 114 de la Constitución de la República es responsabilidad del jefe de Estado rendir cuentas anualmente, ante el Congreso Nacional, de la administración presupuestaria, financiera y de gestión del año anterior. Deberá estar acompañada de un mensaje explicativo de las proyecciones macroeconómicas y fiscales, los resultados económicos, financieros y sociales esperados y las principales prioridades que el gobierno se propone ejecutar dentro de la Ley de Presupuesto General del Estado aprobada para este año.

La tercera rendición se realiza en un año preelectoral, sin que todavía el gobernante anuncie si buscará o no su reelección presidencial.

Visión del economista

En el orden económico y conforme a cifras del Banco Central de la República Dominicana (BCRD), a pesar de los remanentes de la pandemia del COVID-19 y de la invasión de Rusia a Ucrania, el Producto Interno Bruto (PIB) real, del país, registró un crecimiento de 4.9 % el pasado año.

Mostró como cifras halagadoras que la República Dominicana alcanzó un PIB per cápita de aproximadamente 10,700 dólares en el 2022 superior al de 8,971.9 de dólares verificado en 2021, ubicando el país como la séptima economía de América Latina.

Tomando en consideración esos aspectos, el economista Antonio Ciriaco, entiende que el tema económico será un elemento primordial en la rendición de cuentas del presidente de la República este 27 de febrero.

A su juicio, el hecho de un crecimiento de la economía que terminó en la vecindad del 5% es un elemento para resaltar, tomando en cuenta el contexto del año pasado, de guerra, de incertidumbre y de inflación.

Ciriaco también considera debe tocarse el punto de la deuda pública que todavía está a un nivel relativamente alto.

Desde la sociedad civil

Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), considera que el tercer discurso estará marcado por un conjunto de retos que la sociedad y el Estado enfrentan desde el 2020, especialmente en el terreno de la salud, por el COVID-19 y las distorsiones en la economía mundial por el conflicto armado entre Rusia y Ucrania.

Sostiene que el mandatario tendrá una magnífica oportunidad para anunciar el interés del Ejecutivo, de reforzar las políticas públicas que limiten la incidencia de feminicidios y la violencia contra la mujer, así como reducir el impacto de algunos crímenes y episodios de violencia. De igual modo, cree que debería solicitar al Congreso Nacional aprobar las reformas presentadas al vetusto Código Penal que dice obstaculizan la seguridad ciudadana y dificulta la acción de la justicia penal.

“Tendrá un magnífico escenario para proponer la continuación de los planes de reorganización de la administración pública, mediante la descentralización de funciones y potestades hacia los municipios, la fusión de órganos redundantes”, manifestó.

La esfera opositora

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en la voz de su vicepresidente, Juan Ariel Jiménez, reconoció que, en el año 2022, el país registró un crecimiento de 4.9 %, una buena cifra considerando las adversidades del entorno internacional.

No obstante, aseguró que la República Dominicana ese año no fue líder en crecimiento, en la región.

“La mayor dificultad del año 2022 fue los reiterados aumentos en los precios que ha debilitado mucho el poder adquisitivo de las familias y por ende el presupuesto familiar, de hecho, la ha llevado a que el poder de compra de los ingresos salariales retroceda 8 años a los niveles que estaban en el año 2015”.