ojas Tabar, último líder militar post mortem del dictador Rafael

0
370

El siguiente relato, lo dedico al mayor general piloto®, Juan Bautista Rojas Tabar, último líder militar post mortem del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, y lo hago como un reconocimiento a su valerosa decisión de poner en juego su cargo de Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, para demostrar que no había participado en la desaparición del profesor Narciso González y, a la vez, denunciar la trama en su contra orquestada por oficiales activos de alto rango junto a individuos de la clase civil.

Eran casi las cinco de la tarde del 15 de agosto del 1996, faltaban horas para la toma de posesión del primer periodo presidencial del Dr. Leonel Fernández Reina, me encontraba solo con el general Juan Bautista Rojas Tabar, a la sazón jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Dominicana, estábamos en su despacho terminando de recoger las pertenencias personales, pues era obvio que se avecinaban cambios de mando en las Fuerzas Armadas.

Me desempeñaba como ayudante del jefe de Estado Mayor de la FAD, yo era un coronel joven, con una carrera militar brillante y con la esperanza de un cambio que mejorara la situación de nuestro país y de nuestros Institutos Castrenses.  Pensábamos que ese cambio podía hacerlo el nuevo presidente que estaba a punto de juramentarse, pues era un hombre joven, de nuestra generación y más aun de nuestra década.

Saliendo de la Base Aérea de San Isidro aproximadamente a las 5:30 p.m., de ese mismo día, el general Rojas Tabar en un gesto de confianza me dice: “Bueno, me reuní con el Lic. Danilo Medina y me informó que yo era el próximo secretario de las Fuerzas Armadas”.  Me agradó mucho la información, y mi única respuesta al general Rojas Tabar fue: “llegó la hora de realizar los cambios que tanto hemos anhelado en nuestras Fuerzas Armadas”.

Siempre tuve una gran amistad con el general Rojas, producto de nuestros años de convivencia en la Unidad Élite de nuestra Institución “El Glorioso Escuadrón de Combate”, donde se forjan aquellos jóvenes aviadores que por vocación decidimos proteger el cielo patrio, a través de una disciplina férrea y un entrenamiento riguroso.

La historia ya la sabemos, Rojas Tabar fue destituido por el Dr. Leonel Fernández a pocos meses de haber asumido el cargo, víctima de un pequeño grupo de militares activos de alto rango y civiles que iniciaron una campaña de difamación en su contra, quien por no contar con el apoyo de su comandante en jefe, acudió a la Procuraduría General de la República, en donde públicamente le exigió al Presidente de la República la puesta en retiro de esos militares o la suya.